Algodón: altamente recomendable

El segundo disco del proyecto de Paul Higgs sigue por la misma vía psicodélica, aunque es un avance en cuanto a las letras

algodón eucalipto

Por Gastón González Napoli

Puntaje: 8.5

Si su primer disco homónimo sufría un poco por su extensión de 17 temas, pareciera que Paul Higgs aceptó el desafío pero decidió a ir a más en vez de a menos en el segundo trabajo discográfico de Algodón, su proyecto solista. Así, Eucalipto tiene 22 canciones, solo un año después de la salida del álbum anterior. Y si bien sobre el final se hace un poco extenso, lo cierto es que Eucalipto es una mejora, con menos letras inexplicables y una cantidad de estribillos pegadizos a destacar.

Algodón es un proyecto con mucho de la psicodelia de los 60, desde la música -el efecto de las voces recuerda de a ratos al que usaba Lennon- y también desde las letras, con viajes como “Triple L de libélula” o los versos amor-y-paz que se reiteran a lo largo de todo el disco, a partir del primer tema, “Amiguitos”: “Es así/La vida se conecta/Entre los amiguitos en la selva”. Y hay algún fragmento pasado en reversa que lo pone a uno nervioso, como también hacían los Beatles. Pero Eucalipto no es un disco del pasado, sino que los arranques de distorsión -si bien no distorsión hard rock-, las baterías programadas, la presencia de algún sintetizador sutil, los bajos pulsantes, la onda semibailable de temas como “Altamente recomendable” o “Dormirbien (mal)” y los solos de guitarra siempre atípicos pero siempre con algo mantienen al álbum en la actualidad. De a ratos parece lo que haría Kevin Parker con su Tame Impala si hubiera nacido en Montevideo en vez de en Sidney. Sobre todo cuando Higgs, que tiene un rango vocal interesante, mete un falsete como el de “Simultáneo (Cupido)”.

Otros temas a destacar: la repetitiva “Virgilio”, la extraña “Funky (L)”, el instrumental guitarrero “AMANDA ARINA” o la necesidad de mover la cabeza al ritmo que despierta “Rebotar”, que tiene otra frase bastante descriptiva de lo que es el proyecto Algodón: “Mucho pensar a todos los va a matar”. También el solo distorsionado de “Peces” y “Linces, con dagas en el 13”, que es merecidamente el tema más largo del disco con cuatro minutos -porque el cierre con “Ya está (Pastreulimei)” dura siete pero es como si fueran dos canciones-.

En cuanto a las letras, a pesar de ser lo que se dice un pirado -qué querrá decir con la palabra “pastreulimei”, por ejemplo-, Higgs también consigue versos que funcionan en gran forma precisamente porque son pirados, como “Todo va a estar bien/Como dos osos/Hibernando al sol”, en la genialmente titulada “Osos (Amor Osal – Bear Love)”. Otros son más, a falta de un mejor término, normales, pero no por eso menos logrados: “Venite conmigo/Y de una vez por todas encaremos/Encaremos el amor”, en la más rockera “Encaremos”, por ejemplo.

Algodón era un proyecto muy particular, y se va perfeccionando en eso. Quizá eso lo haga algo menos particular, pero de que lo sigue siendo no hay dudas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *