Canciones de algodón

Algodón es el disco debut como solista de Paul Higgs, que había integrado otras bandas como La medio siglo, y es el mejor arranque que se podía pedir

Tapa

Por Alejandra Pintos (@alepint)

Puntaje: 8

Algunos artistas tienen un talento único para contar historias, como Ernesto Tabárez de Eté y Los Problems. Otros, como Paul Higgs se destacan a la hora de llevar un sentimiento o un estado de ánimo al estado de canción. De eso se trata el disco debut como solista de Higgs, Algodón: de sintetizar el enamoramiento -principalmente, aunque aparecen otros sentimientos como la melancolía- en diecisiete canciones. Con frases simples que condensan el romance en lo cotidiano como: “Te miraría por horas”, “ella suena como un tema de Led Zeppelin” y “yo sólo quería juntarnos horas y escuchar los Beatles” o “levitemos por encima de las nubes”.

El estilo de Higgs tiene varias influencias claras. La primera es el rock argentino; Cerati sin dudas, tal vez algo de Los Tipitos o Spinetta. Eso se combina con un toque uruguayo jaimerooseano. Estas presencias se hacen más fuertes en uno de los mejores temas del disco, “Chupetines congelados”, que utiliza acordes remiscentes a Roos, aunque la voz tiene algo de Devendra Banhart. También lo hacen en “Doble L de ballena”, aunque en este tema recuerda más a artistas del otro lado del Río de la Plata. Luego está el componente psicodélico y de distorsión que juega un rol importante en el disco y logra grandes momentos como en “Superlento”.

El disco es parejo, pero tiene canciones más memorables que otras, como “Abajo de la luz”, un tema dulzón y de enamoramiento, que tiene el mérito de contar con una de las mejores letras del disco: “Te miraría por horas/Te escucharía por horas”. Otro tema que se destaca es “Días raros”, una canción divertida, con vibras poperas más tarde inundadas de distorsión y guitarras más pesadas que logran amalgamarse muy bien.

Algodón es un muy buen arranque para Paul Higgs y es más que meritorio teniendo en cuenta que él estuvo a cargo de casi todos los instrumentos y lo grabó en su cuarto. Tal vez lo único que se le podría reprochar es algunas letras repetitivas como la expresión “nena buena” o “si se aman nunca se separen” y un fetiche con las frambuesas. Probablemente estas falencias son la consecuencia directa del largo del disco, que con diecisiete temas genera más oportunidades de fallar que uno más corto y pulido. De todos modos es un tremendo primer esfuerzo, y Higgs debe seguir buscando su sonido.

Podés descargar el disco haciendo click en este link.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *