Chicle nostálgico: “Pegame y decime Shirley”, El Cuarteto de Nos

La radio podrá actualizarse semana a semana; internet, en cambio, no olvida (y los discos tampoco, claro). Chicle nostálgico busca ser un homenaje breve a las canciones viejas que la web nos permite redescubrir y que se nos vuelven a pegar tanto o más que las nuevas
El_Cuarteto_De_Nos-Cortamambo-Frontal
Deja que tu ropa escoja
Y me ponga tu tanga roja
Prestame el sutién de raso
Y reventame de un toallazo
Las variantes en la carrera del Cuarteto de Nos han sido estudiadas hasta el aburrimiento y así seguirán, probablemente pronto y de parte de quien escribe, cuando finalmente encuentre tiempo para escribir una crítica de Apocalipsis Zombi. Hay algo que se mantiene a lo largo de toda su discografía, sin embargo, y es la capacidad del grupo para componer temas pop, con estribillos para corear y corear.
De entre los compositores del grupo hay que destacar el talento de Roberto Musso para los puentes, ese pedacito posterior al penúltimo estribillo -e inmediatamente anterior al último- que es signo típico del género.
Su habilidad puede rastrearse a los noventa, con ejemplos como “Vino en mi jeringa” o “Maté a la maestra”, si bien está mucho más trabajada, por supuesto, de Raro en adelante (en mi caso, los días pasados no pude parar de cantar el puente de “Apocalipsis Zombi”, la canción que da título al último disco). Pero la obra bisagra en ese sentido es anterior: el Cortamambo. El álbum que casi rompe a la banda y los forzó a tomar un año sabático; y en el que los cuatro integrantes clásicos parecen perder el respeto por todo.
Cortamambo incluye desde las más cuarteteras típicas “Necesito una mujer”, la versión original de “Me amo”, “Maten a las ballenas” y “La guerra de Gardel”, al interludio insólito de “El apareamiento de la morsa” y la indefinible “Mamá, el bajista me está pegando”. También incluye algunos de sus temas más cáusticos y subversivos, como “No somos latinos”, “Cristo te odia” o “La pequeña Leti” -que parece Riki Musso intentando ganar una apuesta de qué tan lejos podía ir-. Por ahí también aparece la canción que nos toca en este “Chicle Nostálgico”: “Pegame y decime Shirley”, quizá la última joya satírica de la discografía del Cuarteto de Nos.
Es una parodia efectivísima de la canción romántica melosa, mejor lograda tal vez que la más popular “Me amo” (si bien esta alcanzó su cénit con la chapa y pintura más “paloma” que le dieron en Bipolar). Tanto que durante las dos primeras estrofas no se ven venir por ningún lado ni el masoquismo bizarro del estribillo ni las guitarras eléctricas distorsionadas que lo sustentan.
Pero si se hubiera quedado por ahí, puede que no se hubiera contado en el top tres del disco. Lo que envía a “Pegame y decime Shirley” a la estratósfera es el puente.
Ese grupo de versos es una introducción perfecta a todo lo que significa El Cuarteto de Nos. A la raíz de su popularidad -que sin importar de lo que traten las canciones, es dificilísimo sacárselas de la cabeza-. A cuál es su atractivo tanto para grandes como para chicos. A su amor por romper los límites. A la atención que hay que prestarle a los detalles de los temas. A su sentido del humor balanceado entre el chiste tonto y el comentario agudo e inteligente. A su destreza para las parodias que encuentran el corazón de la cuestión y reconstruyen algo nuevo en lugar de quedarse con la superficie.
Todo eso en un tema que cuenta con la letra “Tu peluca rubia dame/Y las piernas depilame”. De verdad. ¿Hay una declaración de amor más pura?
Por Gastón González Napoli (@GastonGonzalezN)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *