Daredevil: visceral, claustrofóbica, impactante

Netflix y Marvel comienzan su colaboración con una serie violenta, realista y estilizada, que abre el camino para una relación fructífera entre las compañías
daredevil-netflix
En el 2009 Disney compró Marvel. Esto elicitó una respuesta inmediata de los fans: miedo. Muchos temieron que la empresa fuera a dedicarse a realizar cómics y adaptaciones en busca de captar el mercado infantil y familiar, y dejara de lado al público adulto. Si a alguien todavía le quedaba duda de que esos temores eran infundados, con Daredevil se terminó de convencer. Con la serie sobre Matt Murdock, el abogado ciego que desarrolla el resto de sus sentidos de tal forma que le permite combatir el crimen en las calles, Marvel y Netflix estrenaron su primer trabajo en conjunto a puro aplauso de fans del personaje que le da título al show, de los que aún no sabían que eran fans e incluso de los críticos.
Daredevil es una serie adulta, violenta, tanto físicamente como en la realidad del mundo criminal que muestra. Es pulp del bueno, fiel a la tradición del cómic. Para darse una idea, e intentaré que éste sea el único spoiler en esta nota, la tercera escena muestra al protagonista salvando a un grupo de mujeres de ser víctimas del tráfico de personas. En menos de cinco minutos borra totalmente el mal sabor de boca que dejó la película con el mismo nombre, protagonizada por Ben Affleck hace tantos años. Hay material muy fuerte a lo largo de todos los capítulos.
Como dije, la violencia está al frente de esta historia. Esta serie tiene las mejores escenas de pelea, no solo del Universo Cinematográfico Marvel, sino de la televisión en su totalidad, e incluso mejores que la gran mayoría de películas de acción en los últimos años. Esto se debe no solo a la inventiva coreografía de pelea, sino a la inmediatez, brutalidad y claustrofobia con la que presenta la violencia. Pueden no creerme cuando les digo, ya que disto de ser una fuente imparcial (por algo tengo una columna de cómics), pero creo que desde El club de la pelea que no se veían en pantalla enfrentamientos con tanta intensidad y furia, debida en gran parte al gran trabajo de cámara y a una banda sonora frenética y pulsátil.
La cinematografía e iluminación transforman a Hell’s Kitchen, el barrio de Manhattan en que transcurre la serie, en un escenario multicolor. Es urbano, pero no predomina el gris. Cada rincón del barrio tiene su paleta de colores y es aprovechada al máximo, incluso cuando ese color sea el amarillo fosforescente y mortecino del alumbrado público en un callejón, o el apartamento de Matt Murdock, con su iluminación azulada dominada por una gigantesco cartel publicitario LED frente a la ventana. La representación visual de la agudeza de los otros sentidos de Daredevil (su único superpoder, si incluimos el sentido del balance) está presentada de forma interesante y efectiva.
Daredevil logra también algo en lo que ha fallado la mayoría de los proyectos del estudio hasta ahora: un villano genuino, con motivos interesantes y verdaderamente amenazador. Wilson Fisk no tiene problemas en pisotear y usar a quien sea necesario para lograr sus objetivos, y eso se nota, incluso mucho antes de que lo demuestre explícitamente. Esto se contrasta con otros malos de Marvel cuya fama resultó ser más que lo que terminan haciendo en sus respectivas escenas.
El diálogo es uno de los puntos débiles de la serie, incluso cuando los personajes son interesantes. Dentro de todo, es un guion pulido, pero sus raíces pulp, donde predomina la acción, se notan.
Con Daredevil, Netflix diversifica aún más su exitoso portfolio que ya incluye thrillers, comedias y dramas. Y para Marvel, es un firme primer paso en una nueva dirección para su universo. Y esa siempre fue la idea, que fuera un UNIVERSO, conteniendo muchos rincones distintos, con tonos y temáticas diversas. Lamentablemente, habrá que esperar por lo menos hasta el 2017 o 2018 para una segunda temporada, ya que primero vendrán otras series, aunque con el mismo estilo: AKA Jessica Jones (que se espera para finales de este año), Luke Cage, Iron Fist, y finalmente The Defenders, sobre el equipo conformado por todos los anteriores, incluyendo al Diablo de Hell’s Kitchen. Y si esta primera serie es un buen indicativo, lo que se viene va a ser igual de impactante.
Mirá el tráiler:
Gonzalo Salinas (@salsaman1991)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *