De Anticristo superstar a gángster seudo-goth

Todos los miércoles, vamos a publicar un columna especializada en heavy metal. En esta primera edición nos centramos en el último disco de Marilyn Manson, The Pale Emperor
Manson-Pale-Emperor
Puntaje: 4
Se torna dificil volcar conceptos sobre el nuevo trabajo de Marilyn Manson, un artista que en su momento me introdujo en la música pesada y supo enloquecerme con su sonido crudo y letras afiladas, pero la realidad es que hace prácticamente quince años que el controvertido artista no ofrece otra obra maestra como las que supo brindar en los 90 (Antichrist Superstar y Mechanical Animals, por citar solo un par). Por el contrario, su sonido se fue empalideciendo y debilitando, acompasando la melodía con las líricas, más apuntadas a desvaríos amorosos juveniles que al corte crítico social y contestatario que solía tener.
Y es que nada en este The Pale Emperor (su noveno disco de estudio y segundo bajo el sello Hell, etc. del propio Manson) logra captar la atención del escucha por mucho rato, con canciones a medio tempo y guitarras tímidas. Es cierto que el estilo de la banda fue virando radicalmente más a influencias rockeras clásicas, pero vamos, no debería ser muy difícil con un buen riff y el peso histórico de Manson hacer una canción que te parta la cabeza, ¿o no ?
Pues bien, a lo largo de diez canciones parece que el reverendo y compañía nos quieren dejar en claro que sí es difícil, ya que -sacando pequeños momentos de lucidez, como “Cupid Carries a Gun”, cuyos arreglos recuerdan a la versión que Marilyn Manson hizo del tema “Tainted Love”, o “Birds Of Hell Awaiting”, que es muy en el estilo de “The Dope Show”- los temas no logran canalizar energía alguna. El disco se torna aburrido, incluso escuchándolo mientras jugamos Arkanoid o Bomber-Man en nuestro emulador añejo de preferencia.
Lo mejor, los temas que cité, perfectamente podrían ir en un Best of de Marilyn Manson dentro de una década. Lo peor, mmm, perder tiempo escuchando los otros ocho temas en vez de revivir los viejos clásicos del reverendo. El emperador se ha quedado sin imperio que liderar, y poco a poco va empalideciendo hacia su inevitable derrocamiento.
J0K3R

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *