El bobo del pueblo: humor absurdo, simple y eficaz

El bobo del pueblo y otras incorrecciones, el nuevo libro de Leo Maslíah, es una buena manera de perder el tiempo. Sus 43 cuentos, cada uno más delirante que el otro, pueden sacar más de una carcajada al que no se ponga muy exquisito
el bobo del pueblo
Puntaje: 7
A veces los chistes más tontos son los que causan más gracia, así como el chiste mal hecho es el que suelta más risas. Esa, más o menos, es la lógica de los cuentos de El bobo del pueblo, de Leo Maslíah, una obra de humor absurdo que se vale de la mezcla de situaciones ridículas, la alteración de la lógica causal y un sinfín de irracionalidades que suceden en todo tipo de ámbitos e historias.
Animales exóticos, conductores de televisión, políticos, empleados, jefes, juguetes, ascensoristas y muchos otros personajes posibles e imposibles son parte del inventario de Maslíah, que despliega su imaginación sin escatimar en 43 relatos casi dadaístas, que son tan multifacéticos como su autor mismo.
“Si está de acuerdo haga clic en ‘me gusta’ ahora”. Así termina uno de los cuentos del libro, “De a diez”, que no trata sobre Facebook, ni sobre redes sociales, ni siquiera sobre algo relacionado con internet. Bueno, en realidad no se sabe de qué trata. Pero eso no es lo que importa. Y tampoco importa Harrison Ford en el cuento que trata sobre Harrison Ford. Porque para reír, muchas veces, no hace falta entender,  y en este caso el sinsentido y el divague cumplen ese objetivo.
Se puede decir que El bobo del pueblo y otras incorrecciones es un gran collage, un copy-paste de retazos de historias y una divertida caja de sorpresas. Aunque hay algunos temas recurrentes, como por ejemplo, el horóscopo, la variedad es infinita y no se puede saber qué esperar del cuento que sigue. Ese es, probablemente, su mayor atractivo. Además de la risa que suscita, por dar un ejemplo, una referencia al pie de la página que dice: “Aquí falta una frase”.
No es un libro para pensar, reflexionar o cambiar el mundo, aunque si se escarba un poco se puede encontrar componentes de crítica y sátira a muchas realidades. Maslíah plantea, desde el humor, situaciones absurdas que, en el fondo, no difieren en mucho de la realidad. Ideas ridículas, y algunas geniales, que seguro al bobo del pueblo se le pasan por la cabeza, pero no se anima a decirlas. “Pero en otros pueblos puede suceder que haya dos bobos, e incluso tres”.
Marina Santini (@marinasantini_)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *