El país unido por Lucas Sugo

Más allá de gustos, el cantante de cumbia consiguió una exposición a nivel de todo Uruguay que es pocas veces vista para alguien surgido del interior
lucas
El músico tacuaremboense Lucas Sugo ha sido uno de los mayores fenómenos musicales del 2014 en Uruguay, y eso no se lo tengo que decir yo sino que lo habrá notado hace unas pocas semanas cuando fue entrevistado en casi todos los medios existentes en el país. Esa popularidad a nivel nacional es notable en sí misma. Pero lo que la convierte en un hito trascedente es tal vez su pico mayor: la última publicidad de Tienda Inglesa, dedicada a la semana de Gran Bretaña, que lo tiene como protagonista. Es que a caballo de un hit inescapable en la forma de “Cinco minutos”, el excantante de Sonido Profesional está uniendo culturalmente al Uruguay de una manera que es bastante poco habitual.
No es novedad que el país está partido en dos; lo estuvo durante prácticamente toda su historia. El problema es que la preponderancia casi absoluta de Montevideo en la cultura impuso ciertas características y las vendió como relato de unidad, lo que impidió ver la fotografía completa. Así, ídolos del interior como Sonido Caracol y su antiguo líder “Chacho” Ramos, Mario Silva, o la recién nombrada Sonido Profesional nunca tuvieron una exposición en los medios capitalinos acorde con su fama más allá del Santa Lucía, a diferencia de la gente que mueven los íconos montevideanos en todo el territorio.
Pero que Lucas Sugo, un vocalista de cumbia del interior nacido en Tacuarembó y residente en Rivera, se convierta en la cara visible de tal vez el supermercado más “cheto” de la capital del país no es menor. Es una señal tremendamente positiva de avance hacia la unidad del interior y Montevideo que tantas veces se ha añorado. Más allá de gustos, “Cinco minutos” es por lejos la canción uruguaya del 2014. En años de sobreabundancia de artistas por la facilidad de publicar música por internet, en años en que la popularidad suele ser de nicho y no masiva, en años en que la música nacional no se ve sacudida básicamente nunca y los mismos grupos que dominaban la escena en 2003 siguen siendo los más importantes, Lucas Sugo pateó el tablero.
El antecedente principal es Mala Tuya, un grupo que nació -como tantas otras bandas de cumbia lideradas por mujeres- de las cenizas del incendio que generaron los argentinos de Agapornis en 2012. Pero Mala Tuya es quizá el único de esos grupos que se mantuvo en el tiempo con un éxito sostenido, porque encontró una fórmula diferente: mezclar cumbia del interior con ritmos brasileros como el pagode. Así fueron uno de los mayores nombres del 2013. La diferencia con Sugo es que los también tacuaremboenses de Mala Tuya (salvo por su vocalista montevideana) tienen la ventaja de versionar temas conocidos, mientras que “Cinco minutos” apareció de la nada.
Cuando parecía que no se aguantaba a una sola persona más cantar “cinco minutos y nada más” cada vez que otro pedía que lo esperaran esa cantidad de tiempo, Sugo -y sobre todo los publicistas- le encontraron la vuelta y el vocalista sigue en la cresta de la ola. Una ola que abarca a todo el país de una manera muy poco común, porque no vino del mar, sino del interior del territorio.
Gastón González Napoli (@GastnGonzalez1)

2 comments

  • Rora  

    Estoy muy de acuerdo,
    Aguante Lucas Sugo, y la violaa!

  • Mario  

    Un grande Luquita , por su sencillez, su humildad,su cariño hacia la gente y por su profesionalismo. AGUANTE LUCAS SUGO POR SIEMPRE

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *