Feliz día de tu muerte: una fiesta slasher

Un cruce de terror, comedia y misterio estilizado, marketinero y con una actriz a tener en cuenta

Por Gastón González Napoli (@GastonGonzalezN)

Puntaje: 6.5

El márketing en Hollywood está al mismo nivel que la propia producción de las películas. Se gastan casi el mismo dinero en promoción que en el presupuesto. Y en el márketing de cine el tráiler es el rey. Un tráiler viral es todo. Por eso tantas veces es bastante mejor que la película, con imágenes y escenas completas -como algunas de la última Spiderman– que no entran en el corte final sino que fueron filmadas específicamente a pedido del Departamento de Ventas del estudio. Y por eso da satisfacción encontrarte con una película que es tal cual como se la vendió. Caso en cuestión: Feliz día de tu muerte.

El tráiler de Feliz día de tu muerte es de esos que construyen expectativa donde no la había. Es un filme sin caras conocidas ni delante ni detrás de cámaras. La protagonista, Jessica Rothe, apenas tuvo un rol secundario en La La Land, y no uno memorable. El director es el ignoto Christopher Landon, cuyos créditos incluyen haber escrito todas las Actividad paranormal menos la primera y haber dirigido la última, Los marcados, y una comedia de, fuera de joda, boy scouts versus zombies. El guionista es Scott Lobdell, un escritor de cómics que nunca había trabajado en cine. Salvo el respaldo de la productora Blumhouse, líder en el terror, había poco. Pero una idea atractiva bien vendida puede llegar a ser mejor que una idea excelente con un mal tráiler. Y Blumhouse lo explotó al ritmo de “In Da Club” de 50 Cent.

La canción del rapero no está en Feliz día de tu muerte; el resto es tal cual lo que dijeron que iba a ser: una vuelta de slasher al concepto de Hechizo del tiempo, la película en que Bill Murray revive una y otra vez el mismo día. En este caso, Teresa, mala gente orgullosa, revive el día de su cumpleaños en el que es asesinada. Con cada muerte vuelve a empezar, sin tener idea de por qué ni de quién es culpable. Similar también a Al filo del mañana, con Tom Cruise y Emily Blunt, aunque esa está despegada. Feliz día de tu muerte ni siquiera pretende alcanzar su nivel de inteligencia y emoción. Por suerte. Triunfa porque es consciente de que sus placeres son simples. Y porque Jessica Rothe la rompe en el rol protagónico. Es una scream queen cuando se lo requiere, tiene una expresividad tremenda que adecua tanto a la comedia como a los segmentos más dramáticos, y su carisma le da impulso suficiente al filme para salir adelante cuando su guion flaquea.

Es que por momentos se enamora de eso de combinar varios géneros y quiere ser demasiadas cosas a la vez. Así tras un comienzo de terror, en el que se está tan confuso y tenso como Teresa, se queda luego más con un thriller de misterio y va sumando elementos de drama. Sus realizadores intentan brindar profundidad de forma mecánica al personaje, a través del recurso de manual gastadísimo de darle un pasado trágico. Porque Rothe se maneja bien en todos los extremos, Feliz día de tu muerte no tropieza consigo misma. El director Landon no balancea con total éxito los cambios de tono y de vez en cuando alguna línea de diálogo te distrae (¿qué significa “después de vivir el mismo día muchas veces empezás a descubrir quién sos realmente”?). Pero a pesar de que las notas del estudio saltan a la vista (“necesitamos empatizar más con ella, dale algo trágico” fue un comentario que de seguro leyó el guionista en algún punto, mientras apretaba un vaso de whisky on the rocks contra su frente) nadie se olvida de que están haciendo entretenimiento ni se alejan del concepto base. Si se suma a eso un par de trucos visuales estilizados de Landon y un diseño de arte bien logrado (las caretas de bebé del asesino, por favor) Feliz día de tu muerte salva la prueba. Jessica Rothe debería tener mucho más trabajo de aquí en adelante.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *