Cochinos con Buenos Modales

Los Nietos de Iván, la Mememe Funk In The Toilet y Los Buenos Modales llenaron BJ Sala el viernes para la Fiesta Cochina

Los Buenos Modales en BJ Sala

Por Gastón González Napoli

Fotos: Gastón Martínez

“Otra vez mentimos con la hora de arranque”. La cita para la Fiesta Cochina era a las 22. 40 minutos más tarde, las puertas de BJ Sala estaban cerradas. Adentro se oía la prueba de sonido. El frío de Montevideo, ese que se mete por los pies como bobeando y después no quiere irse, hacía de las suyas.

Cuando Diego Arquero se subió al escenario y pronunció -con una sonrisa- la frase que abre esta crónica, pasaba la medianoche.

Como dijo un colega: “Ninguna fiesta que se precie de cochina va a arrancar temprano”.

Lo mismo, se ve, pensó el resto del público. A las 22 habría unas 30 personas afuera de BJ. Al rato se llenó. Tocaban primero Los Nietos de Iván, seguía el drink team del hip hop vernáculo, Los Buenos Modales. Cerraba la Mememe Funk In The Toilet, natural de Ciudad de la Costa. Hubo pogo, hubo baile, hubo rapeo caviar, hubo papel higiénico a modo de cotillón.

También hubo un sonido bastante problemático y el rejunte de estilos no acabó de cuajar. Pero con el pedazo de show que dieron los Modales, a quién le importa.

Los Nietos de Iván

El hilo común de la Fiesta Cochina fue Arquero. El rapero sevillano-uruguayo que recientemente editó su primer disco solista, Aguafiestas, mostró su faceta de cantante de rock en Los Nietos de Iván. Una banda que, según el propio Arquero, divide los temas en “para chuponear y para agarrarse a piñas”. La descripción fue muy certera. Lentas para cantar a coro se intercalaron con temas fiesteros acelerados, onda ska, que hicieron un montón de ruido para tener una guitarra sola. Va como un cumplido: con su Gibson SG, Rodrigo Végh no necesitó hacer pavadas para lucirse y hasta cantó. El juego con un saxofón los acercó a La Vela Puerca.

Pero Los Nietos de Iván comenzaron perdiendo por cuestiones técnicas. La voz de Martina Vilar, que comparte el micrófono con Arquero en el grupo, fue y vino por varias canciones, y nunca llegó a escucharse nítida. Hubo segmentos en que no se la oyó para nada.

Lo superaron a base de actitud y el carisma de Arquero, que parecía estar viviendo su mejor noche. Su alegría contagiosa contribuyó a unificar los estilos diversos de la banda, que hasta abarcaron un cover de Maluma. Rapeó e invitó a Berna de los Modales a hacerlo con él al cierre -allí también subió Elías Martínez de la Mememe, con un buzo de One Direction que anticipó la extrañeza de su banda-.

Aunque Arquero clamó por más agite y hasta se metió a saltar entre la audiencia, los momentos más atractivos de Los Nietos de Iván se dieron al bajar la velocidad. Fue donde más se lucieron también la bajista Inés Ferolla y sus cinco cuerdas. “Corres desnuda”, en particular. “Una piba con una remera de los Redondos” fue otro punto alto. Muestras, ambas, de que la tendencia de Arquero por las letras etílicas no es nueva.

Los Buenos Modales

Fue breve la pausa antes de que comenzaran Los Buenos Modales. La banda recorrió casi todo su disco debut y se permitió el espacio para “Chill”, del álbum solista de Arquero, y para que Santi Mostaffá adelantara algo de su material nuevo.

El MVP fue Hache Souza; lo malo, otra vez el sonido. Se sintieron menos las falencias, pero fueron notorias por ejemplo con un solo de guitarra que apenas se distinguió. Mostaffá gesticulaba para que le subieran el volumen al guitarrista, cosa que no hicieron a tiempo.

Dice mucho del grupo que ese tipo de carencias se olvidaran rápido. No aflojaron, todos en excelente nivel. Abrieron con “Gala”, siguieron con “Primero” y “Classico”, enchufados desde el principio. Cada uno tenía una botella de Salus y al maquinarse terminaron tirándole agua a la gente; quienes estaban junto al escenario -además de saberse todas las letras- terminaron bastante mojados en medio de saltos y bailes.

El cierre con “Flanders” era súper esperable. Hasta obvio. Y fue ideal.

Mememe Funk In The Toilet

Por último tocó la Mememe Funk In The Toilet, que, como su nombre lo indica, dejó el funk en el baño. Tuvo poco de ese género, más tendiente a una mezcla rara de plena y hard rock.

Una versión de “Dedos” de Ruben Rada y el rapeo de un Arquero ya visiblemente borracho -“me dejaron subir a cantar en pedo”, celebró- tuvieron mucha potencia. Otras canciones fueron más difusas, principalmente por culpa del sonido chato.

El público no dio noticia, sin embargo. Junto al escenario el baile era generalizado, y cuando apareció una mujer con una rueda de papel higiénico se convirtió en decoración. Lo alzó sobre su cabeza y se veía a la rueda girar y reducirse mientras el papel se repartía como una serpentina larga y blanca, empleada a modo de bufanda. La buena onda de los integrantes de la Mememe iba en la misma tónica.

¿Fue cochina? Para quien tuvo que limpiar ese papel del suelo, posiblemente. Fiesta fue seguro.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *