Los 15 mejores temas de La Vela Puerca

Con el motivo de la edición de su séptimo álbum de estudio, decidimos repasar la carrera de La Vela Puerca para rankear sus quince mejores canciones; además, un ranking popular

Por Gastón González Napoli

En el mismo año en que cumple dos décadas su debut, Deskarado, La Vela Puerca publicó su séptimo disco, Destilar. Entre medio, la banda se alejó de sus raíces de ska y se convirtió en uno de los pesos pesados del Río de la Plata.

Antes ya habíamos cubierto la carrera de No Te Va Gustar y de Buitres, ahora aprovechamos Destilar para un repaso de la trayectoria de La Vela Puerca de esa forma tan arbitraria, injusta, veloz y entretenida: la lista. No se incluyen canciones de este álbum más reciente para dejarlas respirar y asentarse.

Además del ranking de MOOG, al final de esta nota un top tres de temas elegidos por votación popular en los últimos días.

Sin más demora…

***

Ranking de MOOG

15- “Pedro”

No es la única canción del Deskarado que cuentos una historia tan específica; por ahí también aparece, por ejemplo, “El bandido Salto de Mata”. “Pedro” sí es una señal breve y temprana de la puntería que la poesía barrial de Sebastián Teysera tiene para esas narraciones urbanas. “Pedro consiguió laburo/Gana bien, pasa re duro”, pero las cosas irán a peor.

14 – “Un frasco”

Acompañado por un videoclip oscuro-bizarro-noventoso dirigido por Gustavo Hernández, “Un frasco” no fue de los destaques principales de A contraluz cuando se editó en 2004. Sin embargo, fue creciendo gracias a unas guitarras eléctricas distorsionadas y una letra violenta sobre una venganza con veneno “lento, suave, letal”.

13- “El soldado de plomo”

El Érase… es, más que ningún otro trabajo de La Vela Puerca, un disco para escuchar entero y de corrido. “El soldado de plomo” es de las pocas que pueden desprenderse de su hilo macro sin perder fuerza; una canción rockera, con los vientos característicos del grupo, aunque la temática de soledad cruel y corazones negros de metal matiza y socava las ganas de saltar al ritmo.

12- “Polidoro”

El “Cebolla” Cebreiro fue aumentando su participación en los discos de la banda con el paso de los años. Lo mismo fue creciendo la calidad de sus composiciones. “Polidoro” es una punta de lanza en la primera parte, más rockera, de Piel y hueso; toma la figura de un cacique charrúa y esquiva lugares comunes para contar la masacre de la tribu, como “lo pedía la gente bien”. Cebreiro la escribió junto con Nicolás “Mandril” Lieutier.

11- “Neutro”

Un buen ejemplo de la rareza que implica El impulso en la discografía de La Vela Puerca. Es una obra densa, que merece más de una escucha. “Neutro” salta de unas guitarras tan gancheras como bajón y una letra sobre un alma partida, a un puente de vientos furiosos, a un estribillo para cantar a los gritos: “Ahora decidís/Que caminás feliz/Y no te cree ni el dolor”.

10- “El profeta”

“Es una historia sin principio ni fin/De esas que ves por ahí”. Uno de los tantos hits de De bichos y flores, con algunos de los versos más memorables de su obra. Aunque de vez en cuando caigan en la filosofía barata.

9- “Solo un paredón”

La primera parte de Piel y hueso es un poco larga de más y acaba por reiterarse; nada que ver con la segunda, más reflexiva y en plan acústico. Es la semilla de lo que sería el Érase…, y “Solo un paredón” es de sus puntos más altos. Pieza fundamental: un piano, arma poco utilizada por la banda, lo que le da todavía más poder a su entrada en escena. El cierre del tema es de los fragmentos más hermosos de la carrera de La Vela.

8- “¿Ves?”

A veces parece que los grupos de rock uruguayos invitan a cantar a otros por el simple hecho de hacerlo, porque son amigos; las canciones no siempre salen ganando. Todo lo contrario a lo que sucede con “¿Ves?” y la presencia de Jaime Roos. La voz gruesa e inmediatamente reconocible del cantautor más fundamental de Montevideo pega con este pop acústico; también se complementa con la voz más adulta de Teysera, lejos de la picardía que le infundía en un principio. No es lo único que “¿Ves?” tiene a favor: incluye una línea de bajo melódico, unos coros de aire góspel al fondo de la mezcla y uno uso cuidadoso de los vientos.

7- “Va a escampar”

Un crescendo construido a la perfección, uno de los estribillos más coreables de La Vela, una historia de enfrentarse con la tormenta y los golpes de la vida para salir adelante. “Terminó su guerra/Los pies en la tierra/Y su mano un corazón”. Si bien es menos emblemática que “José sabía”, es más sutil en un mensaje similar de superación del dolor.

6- “José sabía”

Ah, pero por algo el “Maestro” Tabárez anda por ahí citando a “José sabía”. La marcha camión, el redoblante y el contrapunto entre Teysera y el coro de Falta y Resto la pone en el podio de la murga canción. Versos como “Y con orgullo levantó/Copas y copas al dolor/Al dolor de seguir vivo/Que es lo bueno que tiene el dolor”, en el podio de los temas para cantar cuando se mezcla tristeza con alcohol.

5- “Mi semilla”

El primer himno de La Vela y todavía uno de sus principales. Más todavía en el Uruguay de la legalización.

4- “Para no verme más”

En el otro extremo baladístico está “Para no verme más”, el pico de La Vela en su versión depresiva. “El corazón de algún sufrido me acompaña hasta la terminal/Y me iré/Para no/Verme más”. Quizá uno de los estribillos más dolorosos de cantar, en un país que debería enfrentarse más con este tipo de sentimientos en público.

3 -“Zafar”

Un violín para silbar al compás, una letra pegadiza como pocas, un poema anti-urbano, un hit hecho a medida para una Montevideo aún hundida en sus días más oscuros.

2- “El viejo”

Si de himnos urbanos se habla, sin embargo, nada como “El viejo”. Estará gastada, la habrán convertido en canción de hinchada, el ataque inicial de los vientos puede resultar cansador. Todo eso es opinable. Y aun así “El viejo” es piedra fundacional de La Vela. No existiría, con seguridad, la banda 17 años después de la edición de De bichos y flores, sin este hitazo inescapable y su historia ciudadana de ascenso y caída.

1- “Canción para uno”

De nuevo, en la otra punta del espectro está “Canción para uno”. Una joyita pop desprovista de estribillo formal y salida del Érase…, capaz de encontrar la luz entre la oscuridad. “Canción para uno” toma muchos de los lugares comunes de la pluma de Teysera y los reformula. Algo que se ve en el videoclip animado, por donde pasa buena parte de la imaginería velapuerquense. El protagonista sale a caminar por la ciudad, y esta vez no pasa nada malo sino que el camino le abriga los pies. “La vida me guiñó/Y me sonrojé”, canta el vocalista. Si hay que elegir un par de frases de toda la discografía de la banda, son estas: “Seguí más allá/Y encontré el tesoro que perdí/Lo até en el cinturón/Y lo repartí”.

***

Ranking popular:

3- “En el limbo”

Era un crimen que esta balada de cuerdas no entrara. Por suerte, lo hizo por la vía democrática.

2- “Va a escampar” – “José sabía”

Empatadas en el segundo lugar, dos que cubren temas similares desde ángulos distintos.

1- “Llenos de magia”

Apertura de A contraluz, imposiblemente enérgica. Si La Vela tiene dos corrientes, una anclada en el ska y otra más acústica y tranqui, “Llenos de magia” bien puede ser el paradigma de la primera de esas facetas. Una ganadora justa.

***

Playlist:

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *