Los Delouners salen del garage en su “Ignominia”

La banda regresó hace unos meses con un EP de cuatro canciones y hablamos con su cantante Patricio Clavijo sobre él, sobre los cambios en el grupo y sobre qué se viene para Delouners

Por Gastón González Napoli (@GastonGonzalezN)

Puntaje: 7/10

El diccionario define la ignominia como “deshonor, descrédito de quien ha perdido el respeto de los demás a causa de una acción indigna o vergonzosa”. Es también el título del EP de la banda uruguaya Delouners, editado unos meses atrás a un año y medio de su disco debut Family. Y de eso algo hay. No es que sea un álbum temático, pero las cuatro canciones de Ignominia contagian furia hacia una persona egocéntrica, “voluntaria de algo que está mal”, a la que acaban echando a un costado y alejando.

Abre con “Siento”, que muta del español al inglés por la mitad, además de cambiar de estilo. Funciona como dos canciones. La primera bebe del indie-rock, con influencias melódicas del pop, mientras que la segunda baja el tempo. El cantante y guitarrista Patricio Clavijo hasta se anima al falsete. La letra en español habla de alguien frustrado con su situación, que “lo cambiaría todo”. Diferente de la letra anglo, en que la voz le aconseja a alguien que no se preocupe por los demás, casi como si se estuviera respondiendo, levantándole el ánimo. “Era algo experimental”, explica Clavijo en entrevista con MOOG, el pasaje de un tema pop a algo más psicodélico. Parte de un alejamiento concienzudo de de Delouners de la onda garagera del Family.

El trío final es más lineal en cuanto a las letras, aunque no tanto en los sonidos que los Delouners exploran. “Saturada” es más rock, la batería contundente en primer plano, sin abandonar la veta pop ni cierta melancolía indie. “Estás enredada en la noche/Y sos voluntaria de algo que está mal”, canta Clavijo. El inglés regresa en “I Know”, con un estribillo hijo de la Nirvana de “All Apologies”, aunque con menos power y más humor. Las estrofas transitan tonalidades más oscuras que el resto del EP, con un gran trabajo de guitarra y bajo. Le agrega nuevos ingredientes a una fórmula que ya funcionaba en su primer disco.

El cierre es “No te quiero para mí”: rock puro y duro, guitarras setenteras al mango, una letra enojada, molesta, y actitud de desparpajo carismático. Recuerda a los Black Keys antes de que se barnizaran de pop. Termina el EP con un golpe de energía como “Mirtha Legrand” en Family.

“Es un EP que significa mucho, se da en un proceso de reestructura” de Delouners, cuenta Clavijo a MOOG. Él describe el Ignominia como “menos oscuro” que el Family. El primero, dice, es “un poquito más desprolijo y descuidado, algo bien típico de cuando sos más pendejo y tirás todo lo que venga”. Este camino se enmarca en el entendimiento que tuvo el grupo de que deben alejarse de una propuesta más solemne. “Aceptamos que nunca vamos a hacer un mango”, dice Clavijo, “es básicamente hacer la música como placer”. Pretenden pisar el acelerador y salir con un segundo disco largo el año que viene.

Ignominia puede escucharse tanto en bandcamp como en YouTube. Lo mismo con el Family.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *