Miguel Bestard presentó su Busker y mezcló el blues, el rock y el Brasil

El cantante y guitarrista tuvo dos fechas de presentación de su álbum solista el fin de semana pasado


Foto tomada del Facebook de Miguel Bestard. Crédito: Ari Dunski

Por Mariano Revello Ubilla

El pasado fin de semana, Miguel Bestard desembarcó en Montevideo para presentar su primer disco solista, Busker. Una fecha única rápidamente creció en dos días de presentación, viernes 1 y sábado 2 en el Centro Cultural Terminal Goes. Trajo un disco trabajado y grabado en Río de Janeiro para contrastar el frío y la lluvia que se apoderaron de la capital uruguaya hace ya unas semanas.

Set Nro. 1

Juan Crosa, guitarrista de Billy Yon y los Gemelos Fantásticos, abrió la noche a puro swing acústico. Luego, Miguel y su guitarra acústica. Fafa Barboza en el bajo y Rodrigo Trobo en la batería, la base rítmica de Los Tres Mosqueteros. No puede ser otra la formación para este show. Para completar el equipo titular, guitarrista en Fernando Cabrera Quinteto, y colaborador de una extensa lista de artistas nacionales e internacionales, Juan Pablo Chapital en guitarra eléctrica. ¡Todo pronto!

La banda comienza potente y aborda las canciones del disco con una soltura evidente. Miguel en el escenario se desdobla, multiplica… vocalista, guitarrista, y maestro de ceremonias. Viene, va, gesticula, recorre el escenario, disfruta con los demás músicos y hace de las suyas con la acústica. No hay forma de sentirse por fuera como músico en este proyecto. Los Mosqueteros sostienen la estantería mientras Chapital condimenta con swing jazzero/blusero y folk.

Ver su propuesta en vivo ayuda a conectar las letras, pero especialmente con el sentir de Miguel al respecto. De una forma u otra hablan del paso del tiempo, de lo que ya se fue y lo que está por venir. Estas canciones vienen de un viajero que decidió moverse en busca de más; resulta imposible no acompañarlo en este ejercicio de pensar qué se vendrá.

Bonus Nro. 1

El primer indicio de que esto no sería únicamente la presentación de Busker llega al final del primer set de canciones. Chapital y Barboza salen de escena; mientras Miguel se prepara para recibir un invitado se acerca a la Les Paul que aguarda en el atril.

Quien sube al escenario es Federico Quartara, bajista de Gasoil. Miguel en eléctrica, Quartara en bajo y Trobo en batería; la potencia aumenta en este mini set sorpresa, homenaje a Gasoil con dedicatoria incluida. Quertara pisa las tablas concentrado pero seguro en cada nota, se arrima a compartir algún coro con Miguel, mientras aparecen voces tímidas desde las butacas acompañando el momento. 

Set Nro. 2

Ahora la silueta solitaria de Miguel, flaca y alta, se recorta sobre la pantalla detrás del escenario. Preparado con guitarra acústica en mano, Bestard explica que Busker es un término que viene del inglés y que define al músico callejero. Gran parte de la esencia de este disco emerge de lo vivido por él como músico de rua, por lo que invita a un set íntimo y climático.

Pura guitarra, voz y algún loop bajo la manga. Evoca al pasado, recuerda al bluesman solitario del Delta conectado con algo más allá, a través del canto y de las pulsaciones de las seis cuerdas. En este caso el Delta se transforma en Río de Janeiro y Bestard selecciona entre sus canciones algo inédito, y también a Gal Costa y al maestro Cartola para dejar por acá una pincelada de Brasil.

Set Nro. 3 + Bonus Nro.2

Regresa la banda para el cierre con todo el pescado vendido. Retoman el disco, y presentan la canción “Solo” grabada acá en Montevideo junto con Fernando Cabrera, a quien hubiera encantado ver sobre el escenario junto a Miguel.

Los agradecimientos van al público que se acercó a pesar de la lluvia y el frío, a la producción del espectáculo a cargo de Martín Verde (Crysler) y a todos los involucrados detrás de escena. Un músico increíblemente agradecido. Hay que despedirse allá arriba, sin dejar de presentar a la banda que se sonó todo. Empieza entonces momento Mosquetero. Una mini jam-presentación de los músicos que desembocará en tremenda versión de “Since I’ve Been Loving You”, directo del Led Zeppelin III. Piel de gallina. Esta formación probablemente sea lo más cercano a Led Zeppelin en vivo que se vaya a ver en Uruguay.

Para el cierre la gente pide otra, y Bestard invita a la sala a ponerse de pie, si bien ya no quedaba nadie sentado.

Ver en vivo este espectáculo indudablemente potencia el trabajo en estudio. Queda expectativa por acá de más Miguel Bestard en Montevideo. Quienes sabían a lo que se enfrentaban tenían claro que iban a ver bastante más que la presentación del disco. Los que apostaron por conocer la propuesta ahí mismo seguro se fueron sorprendidos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *