Montevideo Sonoro: una ciudad que se ve, se lee y se escucha

Ediciones B publica esta recorrida musical e histórica por la capital uruguaya; un libro que también es proyecto multimedia

Por Gastón González Napoli (@GastonGonzalezN)

Puntaje: 8/10

La vuelta a la ciudad en 300 canciones es lo que propone Montevideo Sonoro. Acaba siendo bastante más que eso. Es un recorrido por los barrios montevideanos, por su historia, sus luminarias, sus personajes y sus atractivos particulares, que además cuenta con banda sonora propia. Construye una identidad capitalina, que suele confundirse con identidad uruguaya, pero que en realidad está más delimitada por las fronteras del río Santa Lucía y del arroyo Carrasco que por las del Uruguay, el Cuareim y ainda mais.

A quien escribe, nativo de la vecina Ciudad de la Costa, le maravilló siempre la multiplicidad de la ciudad y de sus ciudadanos, capaces estos de amar y odiar las mismas calles que caminan, al igual que aquella esconde a la sudestada húmeda y helada detrás de sus atardeceres de película.

Montevideo es muchas Montevideos. Casi todas ellas aparecen aquí.

La Montevideo colonial. La Montevideo del Bicentenario.

La Montevideo gris y oprimida de los setentas y ochentas, la Montevideo de la crisis, la de la violencia de género, la de la desigualdad, la del racismo.

La Montevideo carnavalera, la del cine y Tristán Narvaja, la del perfume de los jazmines, la del Rock&Samba, la del monumento al fútbol mundial, la de los bares, la de la rambla interminable.

La Montevideo del tango, la del canto popular, la del folclore, la del rock, la Montevideo del candombe, la Montevideo de la plena, la Montevideo del hip hop, la Montevideo de la defensa de los barrios periféricos por medio del arte.

La Montevideo del Cuarteto de Nos, la de los Buitres, la de Alfredo Zitarrosa, la de Samantha Navarro, la de Mauricio Ubal, la de los Traidores. La de Fernando Cabrera. La de Jaime Roos.

Todas estas Montevideos (a lo que es “la ciudad”, quien escribe prefiere el artículo femenino) se comprimen en Montevideo Sonoro en repasos históricos, en entrevistas originales, en entrevistas recabadas de decenas de fuentes, en fotografías de archivo -la rambla sur en construcción, el Centenario más aislado, Capurro casi como un balneario, el Hotel Carrasco en la mitad de la nada- y otras nuevas y coloridas. Más que nada, en letras de canciones transcriptas y en varias otras linkeadas a la web por medio de códigos QR. Montevideo Sonoro se lee, se ve y se escucha.

Es una obra multimedia que ostenta como autores a Daniel Machín y Gabriel Bentancor aunque sea desde sus inicios un proyecto colaborativo. Arrancó como un mapa, en busca de marcar las referencias musicales a la ciudad. Inspirados por “Siestas de mar de fondo” de Eduardo Mateo, “que describe con fidelidad fotográfica el paisaje del barrio Palermo”. Y se fue expandiendo. Todos los testimonios y el trabajo de investigación muy amplio justifican esa expansión al formato físico.

La crítica principal que puede endilgársele al Montevideo Sonoro se responde sola, con razones de presupuesto. Es que por el tamaño reducido del libro las fotos con las que tapiza sus páginas a veces quedan muy pequeñas y son difíciles de apreciar. A lo que también contribuye que el papel no sea el mejor para reproducir imágenes, en ocasiones deslucidas. Es una pena porque la gráfica es parte vital del proyecto.

También se extraña una cantidad mayor de material audiovisual. El que está presente, linkeado con los antedichos QR, brinda otra perspectiva bienvenida. Por ejemplo, a Mandrake Wolf en el Bar Hollywood hablando de, por supuesto, “Miriam entró al Hollywood”, y tocándola en vivo en solitario.

Pero nada indica que esta sea la recorrida definitiva por Montevideo Sonoro. De hecho, queda la sensación de que es un primer tomo, a continuarse con las canciones que se siguen produciendo y las que quedaron en el tintero o faltan por descubrirse. Un proyecto tan vivo como la ciudad cuya arte, historia e identidad retrata.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *