¿No has oído hablar de Cardoso?: la ridiculez como motor

Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz publicaron un libro independiente que resulta entretenido, pero cuyo potencial se ve opacado por su propia longitud
525792
 ¿No has oído hablar de Cardoso? no tiene como protagonista a Cardoso. Por el contrario, la historia se centra en la búsqueda desesperada y absurda de Cardoso que hace Manuel, un joven sin muchas luces que se obsesiona con ese misterioso escritor de poemas.
No obstante, lo importante en este libro no es la trama en sí misma, sino el recurso del que sus dos autores, los uruguayos Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz, se valen para narrarla: el humor. A través de él, dedican capítulos enteros solo a hacer reír, o, con el mismo fin, escriben capítulos ridículamente cortos: “9. En el que se da cuenta de la posición de Manuel como vendedor en una papelería: empecé a trabajar como vendedor en una papelería”.
Las explicaciones innecesarias también son una herramienta utilizada para el objetivo máximo, que es la risa: “Desde las alturas notamos que en el conciliábulo había pelados por doquier. Y por doquier quiero decir donde quiera que mirara”.
El principal mérito de  ¿No has oído hablar de Cardoso? es el hecho de que haya sido publicado de manera independiente y en conjunto por dos autores. Esta necesidad de ponerse de acuerdo y conciliar las ideas propias con las del otro supone un desafío mayor, así como el haber evitado a las editoriales; si bien editar de manera independiente hoy no es lo mismo que hace unos años y el proceso se ha simplificado. Además, en muchas ocasiones el recurso humorístico cumple con su función.
Sin embargo, no se puede ignorar la dificultad a la hora de mantener la atención que genera un libro extenso cuya trama es absurda. Si con la misma idea se hubiera hecho un cuento o un blog, entonces hubiera sido un éxito. El problema está en que la rareza extrema no atrae a lo largo de las 195 páginas. Sumado a esta debilidad se encuentra el hecho de que el libro no devela su principal conflicto hasta el final, por lo que más de la mitad de la historia no tiene una base sólida que la justifique. Sin olvidar que el conflicto, una vez revelado, es en exceso ridículo.
Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz tienen potencial, un gran sentido del humor e hicieron un buen trabajo, pero quizá le erraron en el formato de su primera novela. ¿No has oído hablar de Cardoso? no se luce todo lo que podría al ser un libro de ese largo y pierde su magia a medida que los capítulos avanzan.
Pilar Villarmarzo (@PiVillarmarzo)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *