Ocho discos de 2015 que probablemente no escuchaste

Empezamos el repaso del año con un grupo de discos de 2015 que se te pueden haber pasado de largo, para que les des una chance

ibiza pareo

Nos quedan los últimos días del año y con ellos viene el repaso obligatorio de lo sucedido: las famosas listas. Volvieron a los estudios muchas bandas que marcaron épocas enteras: Blur, New Order, The Libertines; solistas como Keith Richards o, saltando hacia la música electrónica, Giorgio Moroder. También poblaron los rankings muchos artistas del momento: Tame Impala publicó Currents, Mac DeMarco hizo lo suyo con Another One, hubo material nuevo de Florence + The Machine y se podría seguír. Pero la calidad no siempre conlleva popularidad, y por eso en MOOG te mostramos ocho excelentes discos de 2015 que merecen un reconocimiento mucho mayor.

Colleen Green – I Want To Grow Up

A través de Hardly Art, el sello hermano del histórico Sub Pop, Colleen Green editó su segundo álbum, I Want To Grow Up. Los Ramones enseñaron que con poquísimas notas se puede conquistar el mundo, y las bandas posteriores que siguieron ese paradigma son infinitas. En I Want To Grow Up, la música de Colleen Green ya no gira tanto en torno a dicho minimalismo.

Por primera vez, Green cuenta con una banda soporte: una batería entra en el lugar de la caja de ritmos, hay más guitarras, solos que no habían aparecido antes, incluso se escuchan sintetizadores. I Want To Grow Up, como sugiere el mismo nombre, invita a un recorrido por las emociones, ansiedades y enormes cambios de la adultez temprana, en una propuesta punk pop original.

Soko – My Dreams Dictate My Reality

Si bien Soko ya lleva casi 9 años haciendo música (empezó publicando temas grabados de manera casera en MySpace hasta 2012, cuando publicó su disco debut I Thought I Was An Alien) y su nombre no es algo totalmente desconocido, My Dreams Dictate My Reality pasó desapercibido en demasiados lugares. El segundo álbum de la cantante francesa supone un giro radical en cuanto a música y estética.

Atrás quedaron las canciones folk impregnadas de tanta emoción: esta vez Soko se sumerge en los sonidos del post punk, el pop de los 80 y la movida new wave, y cuenta con varios temas muy inspirados en The Cure. El álbum recorre pasajes densos cargados de reverb y momentos totalmente bailables (mención especial a “Temporary Mood Swings”), incluyendo también dos temas en colaboración con Ariel Pink.

Viet Cong – Viet Cong

Desde Canadá siempre llega material interesante, y Viet Cong no es la excepción. Si disfrutás de álbumes icónicos del rock gótico y la escena post punk como Closer de Joy Division o Pornography de The Cure, es muy difícil que no disfrutes del LP debut de Viet Cong. Se trata de siete canciones donde una atmósfera oscura, densa y claustrofóbica se hace presente de principio a fin.

Las guitarras, a veces con riffs pegadizos, otras veces repetitivas, acompañan la percusión y los sintetizadores, que son protagonistas en varios temas. También la banda se da el lujo de experimentar, como se puede escuchar en “Death”, una canción de once minutos llena de cambios de ritmo interesantes y guitarras ruidosas; en fin, ideal para concluir con uno de los lanzamientos más destacables del año.

Neon Indian – Vega Intl. Night School

Neon Indian es la banda liderada por Alan Palomo, artista mexicano que con Vega Intl. Night School se ganó un lugar prestigioso en la escena electrónica indie. Con beats interminables, sintetizadores de 16 bits frenéticos, voz con pitch alto y muchas, muchas luces de neón, Vega Intl. Night School es una oda a la vida nocturna y la música electrónica de los 80. Crímenes, drogas, pornografía, videoclubs bizarros, relaciones rotas y depresión posterior, todo forma parte de este mundo donde la vida se expresa en su mayor crudeza al caer la noche.

Cabe destacar el interés de Palomo por el cine: el excelente videoclip de corte cinematográfico para el tema “Slumlord Rising”, dirigido en parte por él mismo y producido por el equipo de Static Tongues, productora formada por Palomo en 2012, es perfecto para la contextualización del disco entero, y contiene grandes referencias a clásicos del cine –Pulp Fiction por ejemplo-.

Patio Solar – Temporada

Latinoamérica tenía que estar presente, y los chilenos Patio Solar merecen un lugar en esta lista. Temporada es el álbum debut de una de las tantas bandas pop emergentes de la escena regional. Las influencias son claras: el shoegaze de los 90, el indie pop de Sarah Records, hasta folk rock.

La banda podría encajar en el “pop de habitación”, un movimiento que apunta a las grabaciones lo-fi y a las letras cargadas de emoción, que en los últimos años ha regalado muchas bandas interesantes en nuestro continente. En un momento donde los sintetizadores están volviendo a ser protagonistas, son dos guitarras las que conducen todas las canciones, acompañando unas letras melosas, totalmente dedicables.

Travis Bretzer – Waxing Romantic

Waxing Romantic es el nombre del LP debut del canadiense Travis Bretzer. Tras dos EP grabados de manera casera, Bretzer cambió su habitación en Alberta por un estudio completo en Brooklyn y armó un buen equipo para grabar su debut: lo produjo Jorge Elbrecht, quien trabaja mucho con Ariel Pink, y contó con colaboradores de bandas como Ariel Pink’s Haunted Graffiti y MGMT.

El cantautor se destaca por su gran habilidad al escribir letras y componer ritmos pop melódicos muy pegajosos con su guitarra. El primer single, “Promises”, anticipó un álbum muy groovy, con guitarras y teclados que parecen sacados de una banda pop de los 70, y un bajo muy funky de a momentos, donde cada tema compone diferentes episodios de una historia de amor, tal como sugiere el título.

Fuzz – II

Sin dudas el álbum más pesado de esta lista. Fuzz es el proyecto más heavy de Ty Segall, figura del garage rock y máquina de sacar discos (principalmente en su carrera solista), esta vez como baterista-cantante. La guitarra, muchas veces acompañada por el bajo, hace acordar mucho a los riffs de Tony Iommi en los primeros discos de Black Sabbath: pesada, arrasadora, pero muy prolija.

Es un disco doble: se trata de catorce temas llenos de energía y poder. No todo es heavy metal, también se escuchan pasajes muy stoner rock de los 80, psicodélicos e improvisaciones, lo que deja en claro la enorme capacidad de Ty Segall a la hora de componer.

Iibiza Pareo – Iibiza Pareo

Ibiza Pareo es un dúo femenino proveniente de Argentina que invita a un recorrido por la música disco-pop de arena y sol. Su sonido es autodenominado como “pop house baleárico” en alusión a la música de las raves y clubs de la isla balear de Ibiza, y genera un ambiente muy relajado donde la percusión y los bajos se mezclan con voces cargadas de delay y reverberación, guitarras reconfortantes y sintetizadores sin ningún orden jerárquico: cada beat, cada fonema, tienen un inmenso valor en las diez canciones.

Con melodías muy pegadizas y mucha energía, los 54 minutos del álbum debut de este dúo es una llamada constante al baile y la desinhibición.

Por Manuel Dalmas

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *