Principios que ojalá sean más

Después de casi dos años funcionando como un blog informal, MOOG tiene ganas de ser una revista de verdad

Por Gastón González Napoli (@GastonGonzalezN)

Voy a robarle el eslogan a la gente de La Mirilla, porque me encanta eso de “un blog que soñó ser revista”. MOOG nació todo lo alejada que pudo de la palabra “blog”, como si de la kryptonita se tratase, pero nunca llegó a ser una revista y todo el mundo que preguntaba por el proyecto se refería a él con esas cuatro letras terribles. A principios del año pasado reconocí que no me daba más el cuerpo para fingir que éramos algo serio y asumimos por completo la palabra. Éramos un blog. Qué más daba.

Viví un año en España y desde allá escribí poco y nada. Capaz que porque no me gusta la idea de bloguear. Lo cierto es que MOOG no desapareció gracias a gente como Rodrigo Guerra, Pilar Roca, José Gregorio Bello y Agustina Rodríguez. No fue gracias a Gastón González Napoli. Pero ahora volví a Uruguay y reflotaron las ganas ya no de soñar sino de ser. Queremos, MOOG quiere, ser revista. Para eso tenemos un plan que ojalá podamos cumplir a lo largo del 2018 y que incluirá una lavada de cara. Un rediseño del proyecto en todo sentido.

Comenzó con ponerle publicidad de Google al sitio, algo a lo que siempre nos habíamos negado y que no nos gusta, pero que nos da impulso para poner las cosas en movimiento. Dimos luz verde hace una semana y pico y desde entonces hemos generado la suma impactante de siete pesos. Poco a poco iremos aceitando los engranajes y, con un poco de optimismo, en el futuro esa cifra cambiará y nos servirá como base para crecer y para profesionalizarnos. Tener ingresos nosotros, que el sueño es vivir de esto; primero que nada se dirigirá a pagarle a los colaboradores como debimos hacer desde un principio. Nadie ha ganado un mango con MOOG, ni siquiera el equipo de diseño web en Kraken que nos ha hecho la gamba durante cuatro años. No da para más.

Lector, lectora, quizá hayas visto que en el último mes tuvimos más publicaciones. Quizá ya no te importe y si es así haremos todo lo posible por cambiar tu parecer. En las últimas semanas de diciembre tenemos varias notas interesantes programadas, un especial para no hacer otra vez las listas de lo mejor del año y sacudirnos un poco la modorra. Ojalá esta vuelta a empezar sea más que eso. Ojalá atraigamos a más colaboradores con ganas de hacer periodismo cultural. Ojalá reconectemos con la gente que nos leía y nos apoyaba y hasta vino cuando se nos ocurrió el delirio de hacer una fiesta de fin de año en 2015.

Ojalá sea el primer ladrillo de los pilares de nuestros sueños.

Y con esta poesía, hasta la semana que viene.

One comment

  • Buenos Muchachos  

    Suerte gurises!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *