Suecia: cuna de brutalidad y blasfemias

La banda de metal extremo Marduk ocupa nuestra columna de esta semana con su último disco.
mardukfrontcd_638
El black metal sueco rara vez me defrauda, por su brutalidad, climas, velocidad, energía y tantos otros factores, que lo hacen a mi criterio una de las vertientes extremas mas disfrutables de escuchar. Y la banda que me convoca en la crítica de hoy tiene gran responsabilidad en esto: Marduk, grupo que me inició en estas aguas turbulentas de la música y me mantiene hasta el día de hoy nadando en su marea.
Con ya 25 años de carrera, la banda formada por Morgan Steinmeyer vuelve al ruedo con una nueva muestra de violencia sonora: Frontschwein, un disco que escupe a lo largo de once temas todo lo que alguien amante del género pretende escuchar, con velocidad, voces guturales del averno, letras marcadamente violentas y climas oscuros y agobiantes.
El álbum abre con el tema que le da nombre, y con tan solo tres minutos con doce segundos se puede hacer boca de lo que vendrá más adelante, una introducción melódica acompasada de un redoblante muy al estilo marcha militar, que da paso a una explosión de velocidad junto con la siempre temible voz de Mortuus.
La primera cosa que se destaca al terminar la primera canción son algunos ligeros cambios estilísticos que ha venido sufriendo la banda a lo largo de los últimos discos, en los cuales han disminuido un tanto la velocidad desmedida para dar paso a melodías un pelín mas “amigables”. Si bien cada nuevo batero de Marduk se precia de ser técnicamente muy preparado, la realidad es que después de la salida de Emil Dragutinovic, los parches nunca fueron golpeados a la misma velocidad. Pero no se asusten, estamos escuchando Marduk, no se van a quedar sin black metal.
“The Blood Beast” propone algo a medio tiempo, con un toquecito de groove que me remite a los primeros discos de Satyricon por momentos. Un tema pegadizo por donde se lo escuche. “Afrika” nos devuelve al Marduk mas clásico: rulo, palo y a la bolsa; linda previa para “Wartheland”, uno de los temas mas lúcidos a nivel de riffs y percusión.
Llamativamente el disco tiene una estructura bastante definida, en la cual va combinando un tema de corte clásico, veloz, junto a uno de mayor gancho rítmico y tempos moderados. No sé si habrá sido pensado, pero es una buena forma de mantenerse siempre en la rueda corriendo, ¡y preservar un poco la salud de nuestros cuellos también!
Especial destaque para “Doomsday Elite”, un tema de ocho minutos y once segundos que apunta a los climas y atmósferas oscuras en varios fragmentos, acompañados de una voz que recita, de manera bastante creepy por momentos. Por lejos el tema mas interesante.
Sigo pensando, a pesar de que es una de mis bandas favoritas, que hoy en día sostener un disco de más de ocho temas es difícil, y es algo que muy pocas bandas pueden. Este no es el caso: Frontscwein tiene un par de temitas que podrían haber quedado fuera por repetitivos, pero pasan desapercibidos en una escucha general.
Si te gusta el metal extremo crudo, sin muchos chirimbolos ni sutilezas, esta es tu banda, y definitivamente el disco se deja escuchar y se disfruta enormemente en varias oportunidades. No por nada Suecia nos ha ofrecido de lo mejor en el género. Marduk, Dark Funeral, Dissection, Abruptum, Naglfar, Watain, Silencer, y la lista podría seguir.
¡Brindemos por eso!
J0K3R (@keepitraw1989)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *