Wet Hot American Summer: humor absurdo a la americana

La última apuesta original de Netflix es Wet Hot American Summer, ocho capítulos que funcionan como precuela para una película que fracasó en la taquilla norteamericana hace más de diez años pero se volvió más tarde un filme de culto. Lo particular es que los que actúan los mismos protagonistas, que con cuarenta años siguen interpretando adolescentes. Sí, todo es bastante ridículo

wet hot american summer

Puntaje: 5.5/10
La parodia es un género complicado. Es excelente para programas de sketches o videos de tres minutos en YouTube, pero cuando hay que elevarlo al grado de película o miniserie, ahí es cuando empiezan los problemas. David Wein, creador de la película de culto Wet Hot American Summer en 2001 y de la nueva serie basada en ella (Wet Hot American Summer: Fisrt Day of Camp, de Netflix), tiene algunos dotes para la parodia, pero por cada chiste que da en el lugar correcto, cuatro o cinco se pierden en la nada.
Con ocho capítulos de veinticinco minutos (en promedio) cada uno, hay varios momentos rescatables de First Day of Camp, más si se lo compara con pecados de la humanidad como Epic Movie o Distaster Movie, pero en el medio hay mucho humor absurdo que simplemente no es el fuerte de la comedia americana. Tal vez sea que acá hay una idiosincrasia distinta, pero muchos de los chistes se sienten simplemente estúpidos.
Hay elementos muy destacables como el impresionante elenco que va desde Paul Rudd, Bradley Cooper, Amy Poehler y Elizabeth Bank a cameos de Jon Hamm, Chris Pine y Michael Cera. Aunque el gran reparto también tiene su desventaja: los 200 minutos de escenas giran en torno a las primeras 24 horas del Campamento Firewood y la cantidad de conflictos que ocurren carecen de total sentido, pero sobre todo, no permiten enfocarse en ninguna historia en particular. Por ejemplo, Paul Rudd es la figura central de los pósters y el marketing de la serie, y sin embargo nadie puede afirmar que sea el protagonista. Es que sería muy difícil fijar a cualquiera como tal. La serie es un mosaico de historias que se guían más por el azar humorístico que por una narrativa coherente. Todo esto hace que, a nivel de historia, Wet Hot American Summer: First Day of Camp sea un verdadero desastre.
Pero se trata de una serie de comedia absurda desde su propia génesis, por lo que la trama tiene derecho a la incoherencia y el caos. El problema está cuando los chistes que comprometen esa historia no justifican el desastre narrativo. El humor no es algo que se pueda medir de forma numérica, pero de la enorme cantidad de chistes que First Day of Camp arroja cada minuto, hay un gran porcentaje que simplemente no funciona.
En sus mejores momentos recuerda a Anchorman: la leyenda de Ron Burgundy, pero en su mayoría es como las partes débiles de Anchorman 2: La leyenda continúa. El humor absurdo parece ser una cuestión de probabilidades con el cine norteamericano, con chances de caer en uno u otro lado del espectro de las risas.
Esto se encuentra, claro, sujeto a una considerable medida de subjetividad. En EE.UU. la serie ha recibido buenas reseñas y parece que el público de aquellos lares le encuentra una gracia distinta. Recomiendo mirar la película original de Wein de 2001 o su más reciente parodia del género romántico They Came Together (también protagonizada por Paul Rudd y Amy Poheler); si uno gusta de ese tipo de humor, se sentirá completamente cómodo con esta apuesta de Netflix. En lo personal, ninguna de sus películas me pareció particularmente inspirada pero, al igual que esta serie, sí fueron completamente mirables de principio a fin. Es que el sentimiento final es ese: un entretenimiento moderado junto con la extraña sensación de que debería estar haciendo cosas más productivas con mi vida.
Los ocho capítulos de Wet Hot American Summer: First Day of Camp están disponibles en Netflix, al igual que la película original de 2001. No hay planes para futuras temporadas.
Juan José Torres Negreira (@soytujotita)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *